lunes, 14 de enero de 2013

Olympe de Gouges


 "La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos"

Olympe de Gouges, una de las precursoras en defender los derechos de la mujer, nació el 7 de mayo de 1748 en Montauban. Se casó a los 17 años con un hombre mayor con ella, quedando al cabo de un tiempo viuda y con un hijo, Pierre Aubry.  

Estamos ante una mujer  luchadora y “controvertida” para la época; cuando se negó adoptar el apelativo de “viuda Aubray".

Se traslada a París. Donde comienza a llevar una existencia burguesa, lo que le permitió  frecuentar  los salones literarios parisinos,  donde conoció a la élite intelectual del siglo de oro francés. Emprendió entonces una carrera literaria, valiéndose probablemente del renombre de su padrino, el poeta Jean-Jacques Lefranc de Pompignan.

Principalmente se dedicó al teatro como escritora y actriz, escribiendo unas cincuenta piezas teatrales, siendo una de estas La esclavitud de los negros (L’esclavage des noirs), publicada en 1792. Esta obra tuvo bastante repercusión en la Comédie Françoise. Pues pretendía llamar la atención sobre la condición de l@s esclav@s negr@s, que no le hacía “mucha gracia” a la Corte de Versalles, donde muchas de las familias nobles  se habían enriquecido con la trata de esclav@s. La obra tuvo tanta repercusión,  que Olympe fue encarcelada, siendo liberada al poco tiempo gracia a la intervención de sus amigos.
Con la llegada de la revolución francesa, su obra pudo ser por fin representada en la Comédie Françoise, a pesar de las amenazas de lobby colonial.  Esta obra teatral fue el comienzo de una intensa actividad a favor de la abolición de la esclavitud,  publicando distintas obras sobre la esclavitud de l@s negr@s. Obras que le abrió la puerta del Club sobre los hombres negros.

En el Periódico general de Francia (Journal général de France) Olympe publicó un amplio programa de reformas sociales.Defendió la separación de poderes. Apoyó en un principio la monarquía constitucional, pero adhirió rápidamente a la causa republicana y se opuso a la condena a muerte de Luis XVI.

Como muchas otras mujeres de la época revolucionaria que les tocó vivir, participó activamente, de palabra y con escritos, en el cambio político de su país, pero en cuanto la Revolución triunfó, sus compañeros a los que tanto habían ayudado, se olvidaron de ellas, negándoles hasta el derecho de ser “ciudadanas”, privilegio sólo exclusivo de los hombres, o sea que, la Revolución, únicamente solucionaba los problemas de una parte del pueblo y esa no era las mujeres.

Olympe dirigió un periódico, titulado L’impacient y fundó La sociedad popular de las mujeres, pero lo que firmó realmente su sentencia de muerte fue La Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana, publicada en agosto de 1789, y que lamentablemente en la actualidad sigue teniendo vigencia en la mayoría de los países. La Declaración de los derechos de la mujeres y la ciudadana que comenzaba con las siguientes palabras: Hombre, ¿ere capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta.

Olympe de Rouge reclamaba  un trato igualitario de la mujer con respecto al hombre en todos los aspectos de la vida, públicos y privados: el derecho de voto, de ejercer cargos públicos, de hablar en público sobre asuntos políticos, de igualdad de honores públicos, de derecho a la propiedad privada, de participar en el ejército y en la educación e, incluso, de igual poder en la familia y en la iglesia. Asimismo realizó planteamientos sobre la supresión del matrimonio y la instauración del divorcio, la idea de un contrato anual renovable firmado entre concubinos y militó por el reconocimiento paterno de l@s niñ@s nacid@s fuera de matrimonio.Precursora también de la protección de la infancia y a l@s desfavorecid@s, al concebir en grandes líneas, un sistema de protección materno-infantil y recomendar la creación de talleres nacionales para las personas paradas y de hogares para  personas sin techo.

Pero lo que le valió su encarcelación y posteriormente su muerte, fue la defensa a los Girondinos después de que éstos fueran eliminados de la escena política.

Olympe de Gouges reclamó sin descanso que se la juzgara para poder defenderse de las acusaciones que pesaban sobre ella, y evitar así el expeditivo tribunal revolucionario. Con este fin, compuso dos carteles que logró sacar de su lugar de reclusión y que tuvieron una amplia difusión, "Olympe de Gouges en el Tribunal revolucionario" y "Una patriota perseguida". Fueron sus últimos textos.

El 2 de Novimebre de 1793, fue llevada ante el tribunal revolucionario sin poder disponer de abogado. Fue guillotinada al día siguiente, el 3 de novimebre de 1793 

Olympe de Gouges fue un ejemplo sin igual de esa realidad y quizá de la nuestra. Reúne un conjunto de características que la hacen única en la historia. Planteaba temas que hoy nos parecen muy actuales: la investigación de la paternidad. Asunto hasta hace poco resuelto por algunas sociedades más avanzadas en asuntos legislativos. Ella lo pregonó hace más de doscientos años.
Además Olympe de Gouges era una revolucionaria, una mujer que dedicó su vida a la conquista de las libertades, de la igual étnica, social y política, y fue figura destacada en el ambiente revolucionario francés. Activó el debate, desde esa época, sobre el tema del género, aunque no se le conociera de esa manera.
Es así que algunas autoras la incluyen dentro del primer movimiento feminista. Ella resitúa las concepciones acerca de lo público y lo privado. Trata temas vinculados con los espacios de acción de la vida sociopolítica de las mujeres

Información extraída de: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario